Registro de Jornada Laboral

Este Criterio Técnico tiene como principal objetivo, detallar criterios para la realización de las actuaciones inspectoras que se efectúen, después de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, en relación con las disposiciones relativas al registro de jornada, establecidas en el artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores.

Estas actuaciones, se refieren a Contratos de Trabajo a tiempo completo, detallando para casos especiales los contratos a tiempo parcial

Destacamos los siguientes aspectos:

Registro de la Jornada:

a) Partiendo de la base de que lo que ha de ser registrado es la jornada de trabajo realizada de manera diaria este registro no se han de registrar las interrupciones o pausas entre el inicio y el final de la jornada diaria, que no tengan carácter de tiempo de trabajo efectivo.

Pudiéndose detallar en los Convenios Colectivos e incluso en negociaciones específicas con los representantes sindicales

b) El registro de la jornada deberá ser diario. Sólo mediante un registro diario se podrá determinar la jornada de trabajo efectivamente llevada a cabo,así como, en su caso, la realización de horas por encima de la jornada ordinaria de trabajo, legal o pactada, que serán las que tengan la condición de extraordinarias.

Conservación del registro de jornada:

a) Los registros deben “permanecer a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social”:

b) Ha de poder accederse a dichos registros en cualquier momento, cuando así sea solicitado por los trabajadores, sus representantes y por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social

c) Los registros tienen que estar y permanecer físicamente en el centro de trabajo, o ser accesibles desde el mismo de manera inmediata. En el caso de que el registro de la jornada se haya instrumentado originalmente en formato papel, a efectos de su conservación podrá archivarse en soporte informático mediante el escaneo de los documentos originales, siendo guardado telemáticamente con las debidas garantías. Este archivo, estará igualmente a disposición de las personas trabajadoras, sus representantes y de la Inspección de Trabajo.

d) La empresa conservará los registros a que se refiere este precepto durante cuatro años y estará a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. (art. 39.4 ET)

Organización y documentación del Registro:

Se determinará mediante negociación colectiva, acuerdo de empresa, o, en su defecto decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, tal y como establece el recién introducido artículo 34.9 ET. Ha de ser documentado, por lo que en aquellos casos en que el registro se realice por medios electrónicos o informáticos, tales como un sistema de fichaje por medio de tarjeta magnética o similar, huella dactilar o mediante ordenador, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social podrá requerir en la visita la impresión de los registros correspondientes al periodo que se considere, o bien su descarga o su suministro en soporte informático y en formato legible y tratable. Si el registro se llevara mediante medios manuales tales como la firma del trabajador en soporte papel, la Inspección podrá recabar los documentos originales o solicitar copia de los mismos. De no disponerse de medios para su copia, pueden tomarse notas, o muestras mediante fotografías, así como, de considerarse oportuno en base a las incongruencias observadas entre el registro de jornada, y la jornada u horario declarado, tomar el original del registro de jornada como medida cautelar regulada el artículo 13.4 de la Ley 23/2015, de 21 de julio, Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Régimen sancionador:

Entró en vigor el 12 de mayo de 2019, en base al artículo 7.5 LISOS. No obstante, la inspección tendrá en cuenta: la existencia de una actuación de la empresa en este sentido y una negociación entre las partes bajo el principio de la buena fe